COMUNICADO DE PRENSA

  • Con las restricciones impuestas por el gobierno de EEUU al azúcar mexicana y las importaciones con dumping de fructosa, los productores mexicanos de caña de azúcar, somos un sector perdedor en el TLCAN: Carlos Blackaller.
  • El TLCAN dejó de funcionar en 2014 para la agroindustria de la caña de azúcar en México: UNC.

Ciudad de México a 22 de febrero de 2017. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dejó de funcionar plenamente para la agroindustria de la caña de azúcar mexicana desde el año 2014, cuando el gobierno de los Estados Unidos de América, empezó a restringir el acceso del azúcar mexicana a ese país, consideró Carlos Blackaller Ayala, presidente de la Unión Nacional de Cañeros CNPR.

Al hacer un análisis del funcionamiento del TLCAN en materia de edulcorantes, el líder de los productores de la caña de la CNPR, sostuvo que hoy en día, el sector de la agroindustria de la caña de azúcar en México es un sector perdedor, debido a que los Estados Unidos de América han incumplido con lo establecido en el acuerdo comercial que se firmó en 1993 y entró en vigor en 1994.

A raíz de las demandas por dumping y subsidios y los efectos de los acuerdos de suspensión, promovidas e impuestas por los norteamericanos desde 2014, el volumen de las exportaciones de azúcar nacional a EUA, ha venido a menos y se ubica en sólo el 50% de su potencial, es decir en 840 mil toneladas, dijo.

Explicó que las empresas refinadoras de azúcar en EU, no están de acuerdo en que México exporte más azúcar refinada, sino únicamente crudo, para realizar el proceso de refinación en territorio norteamericano.<7p>

"Esto ha tenido como consecuencia que para el ciclo azucarero 2016/2017, el cupo que EUA abrió para el azúcar de México fuera solamente por 840 mil toneladas, muy distante del casi 1 millón de toneladas de exportación del ciclo 2015/2016, y qué decir de los niveles de 1.5 millones de toneladas del dulce, que México exportaba al mercado norteamericano desde el 2008 al 2014", comentó Blackaller.

No obstante la restricción que unilateralmente aplica Estados Unidos de América al azúcar mexicana, la fructosa de maíz norteamericana sigue entrando al país, indicó.

Mencionó que, "a través del Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (CONADESUCA), los productores de caña de azúcar hemos explicado al Gobierno Federal lo que está aconteciendo con poco más de un millón de toneladas de fructosa norteamericana que se importa a nuestro país, a precios dumping, estimado su precio de venta 40% más bajo en las exportaciones de fructosa. Además del maíz importado de ese país que contiene un subsidio gubernamental y que es usado para producir en México unas 500 mil toneladas de fructosa".

"Esto es francamente una competencia desleal y se está afectando seriamente la economía de la agroindustria azucarera. Es un hecho que hoy en día, la fructosa en México está ocupando el 25% del mercado mexicano de edulcorantes", expresó.

De acuerdo con las estimaciones de Unión Nacional de Cañeros de la CNPR, los productores de caña en México están viendo afectado sus ingresos por el orden de los 300 millones de dólares anuales, y en conjunto, la industria azucarera mexicana está perdiendo al menos 500 millones de dólares por ciclo.

A juicio de Carlos Blackaller, el escenario original, planteado en el TLCAN, sería sin duda lo más deseable, pero si en determinado momento EUA decide salirse del TLCAN en su capítulo azucarero, la situación del mercado en México se equilibrará nuevamente,  en vista que se dejarían de distribuir 1.5 millones de toneladas de fructosa de maíz,  y esto sería fácilmente atendido por la producción nacional de azúcar de caña mexicana.

"Si México tiene que exportar azúcar a EUA tendría que pagar su respectivo arancel, al igual que lo debería hacer la fructosa norteamericana", sostuvo.

Consideró que está situación representa para los productores de caña, una gran oportunidad para reconvertirse y buscar nuevos mercados de exportación.

"El conjunto de la industria azucarera tendría que analizar las opciones de diferenciación de producto, diversificación de mercado, generación de valor agregado a través de los productos de la caña de azúcar", agregó.

Hoy en día tenemos que ver a los productos de la caña de azúcar como una materia prima integral que proporciona energía alimenticia, térmica o carburante. "Me refiero a la generación de energía eléctrica, producción de etanol, producción de melazas como fuente de energía de la alimentación animal, y la obtención de biomejoradores o biofertilizantes para el uso en el agro mexicano, agregó.

Informó a través del CONADESUCA, se planteó el establecimiento inmediato de una mesa de trabajo que de manera objetiva y con pleno conocimiento de todos los pro y contras de esta situación, pueda tener un planteamiento al gobierno federal para que durante el proceso de revisión del TLCAN, se hagan las consideraciones correspondientes en el asunto de la fructosa, concluyó.

La agroindustria de la caña de azúcar en México representa el 0.2 del PIB nacional, genera más de 450 mil empleos directos, tanto en campo como en fábrica; está ubicada en 15 estados, así como en 227 municipios del país donde habitan 12 millones de personas.

Además en México durante la zafra 2015/2016, se molieron 54.2 millones de toneladas de caña, lo que permitió la producción de 6.1 millones de toneladas de azúcar.

Para la presente zafra, se espera que la producción de azúcar en México sea similar o superior a la anterior.

 

Más información con:

Lic. Rodolfo Valadez

Jefe de Prensa

Unión Nacional de Cañeros CNPR

Email: rvaladez@caneros.org.mx