Pagina de la Unión Nacional de Cañeros

Intervención de Ing. Carlos Blackaller Ayala, Presidente de la Unión Nacional de Cañeros, AC CNPR durante la reunión del CEN CNPR con el Doctor José Narro Robles, Secretario de Salud,

Ciudad de México a 18 de julio de 2017. La producción e industrialización de la caña de azúcar en nuestro país, la desarrollamos 180 mil cañeros y representa más de 500 mil empleos directos, laborando en 230 municipios de 15 Estados de la Republica. Se producen más de 53 millones de toneladas de caña, obteniéndose un promedio de 6.1 millones de toneladas de azúcar. Además, melaza, alcohol y bagazo, con el que se produce energía. En el contexto global, entre más de 100 países, México es el Sexto productor y se ubica entre los primeros 10 exportadores. Esta Agroindustria contribuye con el 0.47 por ciento del PIB Nacional.

La Agroindustria de la Caña de Azúcar enfrenta importantes desafíos, como usted sabe, los edulcorantes son un capitulo especifico bilateral del TLCAN. Legislaciones desiguales en materia de prácticas desleales de comercio o dumping han venido afectando a nuestro sector. Hoy, contrario a los supuestos de libre comercio, a las exportaciones de azúcar mexicana se le imponen restricciones; en tanto, con un dumping visible, se importa Jarabe de Fructosa de Maíz que desplaza al azúcar de caña mexicana. Los recientes Acuerdos de Suspensión, impuestos por los EE. UU., inhiben desarrollo e innovación para agregar valor a nuestros productos agropecuarios.

En México, en los últimos 25 años, el consumo per cápita de azúcar de caña (sacarosa) se redujo en 26%, pasando de los 50 a los 37 kilogramos. Se han implementado políticas y una mediatización que ha satanizado al consumo de azúcar, asociándolo como el único causante de la epidemia de obesidad. Padecimiento cuyo origen debe entenderse como multifactorial. Prácticas desleales de comercio han favorecido que los mexicanos consuman fructosa de maíz, principalmente en el refresco, edulcorante del que según investigaciones señalan que a diferencia del azúcar, su procesamiento metabólico ocasiona efectos como el hígado graso y afectaciones gastrointestinales. Así mismo, estas políticas, tienden a incentivar el consumo de los edulcorantes artificiales, mismos que igualmente conllevan riesgos y en nada favorecen a una cultura alimenticia, para una nutrición sana y balanceada.

Ante esto, es importante considerar se modifique la norma de etiquetado, para que en el caso de los edulcorantes se obligue a los fabricantes a señalar específicamente el ingrediente utilizado, evitando la confusión que genera denominarlos como “azucares”. Defendiendo el derecho del consumidor. En tanto el azúcar de caña puede ser considerado como un ingrediente natural, no así en el caso de la fructosa de maíz.