Pagina de la Unión Nacional de Cañeros

Participa la UNC- CNPR en el 10mo. aniversario del CONADESUCA

Marzo 22, 2018. Ayer 21 de marzo, se llevó a cabo la celebración del 10mo. Aniversario del Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (CONADESUCA), en donde Carlos Blackaller Ayala, presidente de la Unión Nacional de Cañeros de la CNPR, tuvo una interesante participación.

Ante Jorge Armando Narváez Narváez, subsecretario de Agricultura, encargado del Despacho de la SAGARPA; Víctor Isaac Caín Lazcano, director general del CONADESUCA; Juan Cortina Gallardo, presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, Daniel Pérez Valdez, presidente de la Unión Nacional de Productores de Caña de Azúcar CNC, y dirigentes y productores de caña de todo el país, Carlos Blackaller Ayala, dijo que hace trece años, en enero del año 2005, la decisión arbitraria del Gobierno en ese tiempo, pretendía desmantelar la estructura organizativa que daba sustentabilidad operativa a la agroindustria mexicana de la caña de azúcar.

“La abrogación del Decreto Cañero, significaba eliminar de tajo factores de estabilidad en nuestro sector”, mencionó.

Históricamente, los bañeros, buscando justicia y equidad, procuraron la construcción de acuerdos normativos y regulatorios en favor del orden social y mejora productiva. Reconociéndose al cultivo e industrialización de la caña de azúcar, como actividad de interés público.

Agregó que con decisión, pero sobre todo, con unidad y con la razón de los argumentos, de la necesidad de contar con un marco regulatorio y normativo, que atendiendo el interés público y procurando el orden social fuera capaz de proporcionar equilibrios y que mediante políticas públicas, corrija fallas de los mercados, en ese mismo año 2005, la LIX Legislatura del Congreso de la Unión, aprobó la Ley de Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar, que fue promulgada el 22 de agosto de ese mismo año.

Precisamente de la Ley Cañera, emana el Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar, CONADESUCA, organismo público descentralizado, dependiente de la SAGARPA, del que hoy celebramos 10 años de su vigencia, explicó Blackaller.

“Sin duda, la legislación cañera, devolvió a la agroindustria mexicana de la caña de azúcar, su marco referencial, otorgando certidumbre y horizonte de desarrollo a la principal agroindustria de nuestro país. La caña de azúcar, pasa de ser una actividad tradicional del campo mexicano, a una actividad insertada hoy en día en los avances tecnológicos, que se adecúa a los mercados y que se visualiza en su aprovechamiento integral, como proveedora de alimento, energía y otros productos de importante valor económico, social y ambiental”, puntualizó.
Es en la legislación, donde cañeros, industriales y gobierno, confluimos para entender y atender la problemática, retos y futuro de nuestra actividad. En el CONADESUCA, bajo las rutas trazadas por su Junta Directiva, hemos conformado los Grupos de Trabajo que dan atención permanente en las áreas fundamentales de la actividad: Campo, Fábrica, Mercado y Acuerdos Estructurales. Tienen participación en CONADESUCA, resaltando la importancia y fortaleciendo la atención que el Gobierno Federal dispensa a esta importante rama económica del campo mexicano, cinco Secretarias de Estado: SAGARPA, Economía, Hacienda, Trabajo y SEMARNAT; por parte de los sectores productivos, participamos la Cámara Azucarera en representación de los Industriales y con la representación de los Abastecedores de Caña de Azúcar, las Uniones Nacionales de la CNC y de la CNPR.

Hacia el futuro, visualizando el crecimiento poblacional y el desarrollo de la economía mundial como factores que sostienen el crecimiento del consumo global de azúcar, a una tasa de 1.7 a 2 puntos porcentuales, se estima que dentro de 30 años la humanidad demandará 50% más azúcar que el consumo actual. Hoy en el mundo se producen 170 millones de toneladas de azúcar. Estamos hablando de producir hacia el año 2050, 85 millones de toneladas de azúcar más, que lo que el mundo produce actualmente. ¡14 veces la producción promedio actual de nuestro País, o poco más de 2 veces la de Brasil!

El tamaño del reto es enorme, más no imposible. Sin embargo, el entorno actual y el de futuro, en el que se desarrolla la actividad, no es el más deseable. Enfrentamos la obsesión de sectores específicos que buscan desacreditar el consumo de azúcar arguyendo infundados temas de salud; la competencia por el mercado reduce los márgenes de rentabilidad; los acuerdos comerciales y casos de competencia desleal, como sucede con las importaciones de fructosa de maíz en nuestro País; las paridades cambiarias y el costo de los insumos introducen incertidumbre; así mismo, debe considerarse el medio ambiente, conservar la productividad de la tierra y la sanidad vegetal.

Para resolver la compleja ecuación de ser competitivos, rentables y sustentables, CONADESUCA deberá seguir siendo el crisol de las propuestas, que permitan establecer los objetivos pertinentes, diseñar las estrategias adecuadas y desarrollar las acciones necesarias para formular, como lo señala la Ley, el Programa Nacional de la Agroindustria de la Caña de Azúcar con carácter especial.